Buscar
  • Gustavo Scuderi

Clandestino Maracaná -MI CRITICA-

"Clandestino Maracaná" es una exigente obra coral, cuyo rigor se impone a todos los involucrados, intuyo que el trabajo de Marcelo Pérez como dramaturgo y como director no ha sido fácil.

Nos ubicamos en un bar denominado como la pieza, y nos encontramos con un personaje sumido en la desesperación y el lamento a flor de piel, inclusive dudaremos si este hombre, casi compadrito, es real.

En el avance de la hora que dura la obra, se nos presentarán una miríada de personajes y personalidades que entrecruzarán sus vivencias e irán entablando conversaciones que oscilan entre las historias mínimas y los temas universales, pero todas ellas relevantes.

Al tener tal cantidad de actores en escena, en un espacio no muy amplio, uno cómo espectador se inquieta temiendo que, en algún momento será un caos; pero como mencionara antes, el director logra una puesta que no se descontrola, sino, que juega sabiamente con la atención de los asistentes.

El grupo actoral es solvente en su conjunto (nuevo mérito del director) con un destaque en cuatro personajes y actores que descollan, lo que para nada implica que el resto no den la talla en escena. Daniela Colucci junto a Micaela Minervino logran una dupla de amigas muy interesantes de seguir en su decir, de cuya relación se desprende la idea de una sociabilidad vacía y fría. Martín Ojea en su entonar y su mirar refleja el interior de su apesadumbrado personaje, es quien hilvana las historias que se cuentan. Por su parte, Paula Flaks interpretando a una alcohólica en busca de amor a toda costa, está magnética. Reitero todos los actores son buenos intérpretes, pero tal vez las historias que representan no me llegaron tanto cómo las de los que subrayo. Soledad Leone, María Laura Tarchini, Ignacio Pereyra, Agustín Belloli y Federico Santisteban completan este numeroso elenco.

Una característica sumamente arriesgada es realizar el texto en forma poética o metafóricamente, ya que, la dramaturgia es exigente también para el actor, pero reconozco que ninguno de ellos tiene fisura.

"Clandestino Maracaná" es una pieza ajustada, demandante y compleja, características que a varios espectadores sacará de la comodidad muchas veces transitada.


GUSTAVO SCUDERI