Buscar
  • Gustavo Scuderi

"Miguel de Molina al desnudo" -MI CRITICA-

Que importante y que mágico es cuando un artista se hace piel con el personaje (ficticio o real), cuando hay, se nota, mucho amor y conocimiento en el escenario. Tenemos la suerte que nos visite en Buenos Aires (lugar muy relacionado con el artista que se trae a escena) Ángel Ruiz, éste español que parece haber nacido para reflotar un recuerdo, el de la trayectoria de otro gran exponente de la cultura ibérica, Miguel de Molina.

"Miguel de Molina al desnudo" vino por sólo tres funciones (de la mano del productor Leo Cifelli, también muy allegado a ese país), siendo un suceso, al agotar las entradas e inclusive adicionando una fecha más, eso ya da un indicio de que estamos ante un espectáculo atractivo.

La puesta de Félix Estaire junto al texto de Ángel es muy funcional a lo que quieren mostrar, el supuesto regreso a su país de Molina, otorgando una conferencia de prensa que se proyecta hacia el público, lo que le confiere al espectáculo un aire interactivo.

Angel es un artista enorme, con soltura y frescura que, inmediatamente hace que ese clima se logre, jugando entre esa combinación de tiempo real y el ficcional de la obra. El artista logra una simbiosis con Molina increíble, su cantar, su decir y su bailar emocionan (aclaro que a éste crítico le atrae mucho ese país). La preparación de Ángel es impecable, su performance también y nos retrotrae hacia esos momentos donde Molina nació, creció personal y artísticamente, convirtiéndose en un referente, un ícono y posteriormente en una leyenda, por tratar de ser libre en una época oscura con lo bueno y todo lo malo que ello implica.

El espectáculo es en sí un regalo, poder recordar sus canciones, sus historias, a un artista que fue pionero y dejó el camino abierto para la igualdad.

Habría que hacer varios agradecimientos al excelente pianista y director musical que acompaña a nuestro protagonista, César Belda; a Leo Cifelli por realizar la conexión, y a este artista de la hostia que es: Ángel Ruiz.


GUSTAVO SCUDERI