"Los hombres vuelven al monte" -MI CRITICA-

A veces sucede que se produce una mágica comunión en escena y es lo que sucede con la obra “Los hombres vuelven al monte”. Hay oportunidades en las que nos preguntamos ¿Qué es el buen teatro? ¿Cuándo una obra es buena?, bueno, la respuesta la van a encontrar en forma afirmativa en esta pieza.

Creada y dirigida con una seguridad y aplomo en lo que quiere contar, narrar o mostrar en escena por Fabián Díaz, en ella habla de varios temas complejos, densos, en menos de una hora; su poder de síntesis, de epítome, es extraordinario.

En escena plasma, une, la historia de un hijo que busca a su padre que “desapareció” en el monte, ese padre atravesó como pudo el conflicto bélico de Malvinas, y ambas historias se mezclan; donde el hijo, por momentos, es el padre y viceversa. El monte representa el alma de estos personajes, donde poco a poco van perdiendo los medios para subsistir y finalmente fundirse o desaparecer en el fuego de este.

Hay un trabajo minucioso, laborioso en el texto y con un único actor que transita con todo su cuerpo y decir a los personajes, ya que no solo se desdobla en padre/hijo, sino que representa a los otros que los rodean, como son la abuela, las hermanas o algún otro excombatiente. El trabajo de Iván Moschner es descomunal, este actor que supo brillar ya en otros textos o escenarios como el Teatro Nacional Cervantes, está en todo su resplandor; su actuación es a flor de piel y me animo al decir que, esta es una de las mejores actuaciones de las últimas temporadas que vi. Justamente en un comienzo me preguntaba ¿Qué es el buen teatro? bueno, aquí también tenemos otro elemento. Es que no se necesita de grandes producciones, solo un buen texto, un solvente director y un actor como Iván, de un procesar y transitar hipnótico.

La estructura dramática de la obra es compleja, implica un trabajo arduo del autor y director, a quien le tomó dos años poder deshilvanar, darle vuelo y sustento a este texto y poderlo plasmar también en el trabajo del actor. Recurriendo al tema subyacente de la guerra de Malvinas y sus consecuencias, que no es muy abordado en el teatro, pero sin perder de vista esa relación primordial en la pieza que es la de padre/hijo, a la que esta desgraciada epopeya le pone un marco o define los hechos.

Esta es la oportunidad de poder verla, viene presentándose en mínimas ocasiones, sí transitó por diversos festivales o eventos, llevándose premios, tanto el dramaturgo, director o su excelso actor.

“Los hombres vuelven al monte” es una joya teatral, un unipersonal desafiante, que como vi en la función a la que asistí, llena la sala gracias además al boca en boca; pues es así, es una pieza que no deberían dejar pasar, porque es lo que yo llamo, buen teatro.


GUSTAVO SCUDERI