"Con un toque de rubor" -MI CRITICA-

Uno de los primeros estrenos de la Av. Corrientes fue "Con un toque de Rubor", protagonizado por el experimentado transformista Osvaldo Roth, quién también dirige y demuestra todo su oficio en un espectáculo de generosa duración. Si bien se trata de una pieza con una narración, basada en el libro de Héctor Dura (también transformista con mucho escenario) que, al versionarse como una revista, provoca que la obra en un momento se vuelva reiterativa y quizás unos minutos menos ayudarían a la fluidez del espectáculo.

Los cuadros están coreografiados por Guillermo Acosta, quién también se la juega al formar parte de ellos. Son de destacar los bailarines masculinos que pasan de género en género con soltura y hacen un delicioso cuadro de tango entre ellos (Brian Fabero y Lázaro Roldan). Julio Cesar Gil Zapata realizó un buen trabajo con el vestuario, con diseños coloridos y variados.

Una gran sorpresa fue el invitado especial: Jorge Troiani, gran capo cómico de los de antes, que trajo nostalgia y alegría al show. Su profesionalismo y experiencia hizo hasta que superara los típicos problemas de audio del estreno.

Entiendo que con el pasar de las funciones todo se irá acomodando (ya que además hubo algunos reemplazos de último momento), y este espectáculo popular para un público que festeja lo sencillo y no pretencioso, características para nada negativas, irá encontrando su propio ritmo.


GUSTAVO SCUDERI