"Grub" -MI CRITICA-

El arte, como ya sabemos, es inmenso, en él conviven numerosas disciplinas y dentro del teatro también; por ello es enriquecedor, acudir a espectáculos que no se encuadren dentro de las características de un teatro "normal", digamos textualizado.

"Grub" es justamente una opción de lo diferente, de la variedad de propuestas que tiene Buenos Aires. De ella se desprende una energía, fuerza y talento notorios, cinco jóvenes bailarines regidos por una experimentada directora, que deja siempre su marca en los espectáculos de los que participa: Ana Frenkel, quien en esta oportunidad codirige con Carolina Borca.

La idea de la presentación que queda realmente reflejada, lograda, es juntar diferentes artistas, diferentes tipos de danzas para que, en conjunto, vitalicen la idea de unión y empoderamiento. Estos cinco artistas que desarrollan su movilidad y sonido junto a una potente iluminación y musicalización logran una hora de placer absoluto a la vista y al oído, generando también que nuestros cuerpos vibren, se despierten o bien sean invitados en algún momento a moverse, ¡se los aseguro! Gran trabajo en el diseño de iluminación de David Seldes, de sonido y música de Diego Vainer.

Párrafo aparte merecen los cincos intérpretes, brillantes en lo que hacen, en su fuerza interpretativa que va más allá de sus cuerpos, sus gestos acompañan la acción y sobre todo el diseño coreográfico de Ana y Carolina. En esa hora no paran, representando solos, en dúo o simplemente todos en escena. A estos jóvenes hay que acompañarlos más, pues desde su juventud y contemporaneidad unen, ellos son: Lucia Cuesta, Vicky Machta, Ares Barrios, Nahuel Delgado y Felipe Figueroa, ¡¡¡felicitaciones!!!

"Grub" es un espectáculo único, que no necesita de un texto para abrazarnos, que dentro de la particularidad de cada artista logra unir fuerzas y dejarlo todo arriba del escenario.


GUSTAVO SCUDERI