top of page

"Largo viaje de un día hacia la noche"-MI CRITICA-

El complejo Teatral de Buenos Aires ha tomado un vuelo muy interesante y no me canso de mencionarlo cada vez que acudo a él, supo combinar con sus diferentes gestiones un teatro clásico con uno moderno, donde vienen presentándose diversos artistas, autores y directores, muy diversos entre sí, justamente en la diversidad es donde un espacio crece y llega a más espectadores.

Hoy nos toca transitar un texto muy interesante e importante de Eugene O´Neill, “Largo viaje de un día hacia la noche”, que contiene un ingrediente sabroso o de color para el paladar de un espectador curioso, si bien este emblemático autor la escribió en 1940, pidió enfáticamente que la estrenen luego de su muerte, no quería verla representada, pues la historia muy controvertida para su época, se acercaba muchísimo a la propia, viendo luz en 1956.

La pieza traducida por León Mirlas representa un evento a festejar y que ciertamente provocó ansias por ver nuevamente en escena a dos queridísimos artistas, Selva Alemán y Arturo Puig, quienes justamente le dan la naturalidad que la historia pedía, al representar al matrimonio Tyrone. A penas salen a escena la sala estalla de aplausos alabando a estos inmensos actores y a uno sinceramente le cuesta dividir, la admiración que provoca verlos a ellos o bien abstraerse y concentrarse en esta historia de hecho oscura, fuerte y polémica. Tanto Selva como Arturo realizan un gran trabajo, obviamente la química es inigualable, pero toda la profesionalidad y experiencia la dejan en escena, ante una demanda de la obra que tiene una generosa duración y una presencia casi continua. Pero el elenco es realmente hermoso, dos grandes actores, que siempre bordan su actuación con su fuerza interpretativa y característica, son de esos actores que en la humildad encuentran su grandeza y uno disfruta de todas sus actuaciones, en cine, en la televisión y por supuesto en el teatro, ellos son los inmensos Diego Gentile y Lautaro Delgado Tymruk. Julia Gárriz dueña de una presencia y tonalidad vocal muy destacable para el teatro y este tipo de género, cierra con broche de oro la parte actoral de la obra.

Bajo la atenta mirada del director, también querido artista Luciano Suardi, actor y docente, le otorga a la puesta una apertura e inmensidad en una historia que solo abarca un día en esta familia, atravesada por diferentes ambiciones, perdidas y miserias, claramente se entiende porque este dramaturgo norteamericano pretendía no verla representada.

Párrafo aparte merece la ambiciosa y muy visible escenografía de Graciela Galán, ¡apabullante!, uno apenas entra a la sala queda maravillado y la ubicación del escenario se vuelve muy cercano al público, un excelente trabajo

“Largo viaje de un día hacia la noche” es una propuesta que engalana la cartelera y un paso más delante de este querido complejo, que nos trae un autor galardonado y unos artistas muy queridos que dejan todo en escena.


GUSTAVO SCUDERI





Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page