Luz testigo -MI CRITICA-

Javier Daulte es uno de los directores que, a lo largo de su trayectoria, supo transitar muy solventemente el teatro comercial y el independiente; volviendo a este último, siempre con su visión original, con su marca. Acudir a su "Espacio Callejón" es garantía de calidad, pero no sólo de sus obras, sino de todas las piezas que van pasando por ahí.

En esta ocasión nuevamente hay magia, "Luz testigo" no me defraudó y si bien las cinco joyitas que componen la serie no son de su autoría (Tomás Afán, Marina Artigas, Rubén de la Torre, Julián Marcove y Agustín Meneses) es en la confección general, su coherencia dramatúrgica y la visión integral del proyecto donde se ve y siente a Daulte.

El nombre de la “colección” es el único hilo conductor entre estas historias, que son independientes entre sí, lo que hace muy probable que cada espectador se sienta atraído por una en particular; pero tengo la seguridad que hay una de ellas que todos amarán, "Miro la heladera y te extraño" de Julián Marcove, es muy entretenida y divertida provocando las carcajada del espectador. Allí Ramiro Delgado está deslumbrante, realizando un monólogo que es interrumpido por otra actriz, la carismática y dúctil Lu Grasso, en ese momento se rompe la cuarta pared y el texto junto con los actores, que reitero están brillantes, nos ganan! Pero reitero, todas las otras piezas son bellísimas e interesantes también: Nélida de Marina Artigas, Cambios de Rubén de la Torre, Un cuento de Tomás Afán y Delta de Agustín Meneses.

Que decir también de los actores que interpretan cada una de las breves historias, todos son sobresalientes y amerita destacar sus nombres: Silvina Katz, Paula Manzone, Agustín Meneses, Marcelo Pozzi, William Prociuk y María Villar.

Como resultado de un concurso de obras breves en plena pandemia, Javier lanzó los dados y dio justamente mucha luz a varías mentes inventivas, logrando una experiencia que no sólo se augura exitosa sino que ya está siendo muy relevante.


GUSTAVO SCUDERI