top of page

"Nada que no quieras" -MI CRITICA-

Siempre, y nobleza obliga, he dicho que siento una fuerte atracción por un género en particular en el teatro, la dramedia; porque considero que resume en un texto todos los estadios sentimentales no sólo de los intérpretes sino también del público, posicionándose en el sinuoso límite entre la comedia y el drama, dando espacio a la dramaturgia para que hurgue en los recovecos de, muchas veces, las miserias humanas.

Todo esto se refleja en el riquísimo escribir de Fabián Saad que, con su pieza "Nada que no quieras" nos entrega una de las obras más atractivas que vi últimamente.

Cuatro mujeres "encerradas" en una casa por diversos motivos, no tardarán en sacar a la luz su estado de infelicidad ante sus vidas e imposibilitadas de poder reflexionar o simplemente escucharse como forma catártica aumentarán la tensión hasta un punto crítico. Esa convivencia casi obligada y autoimpuesta, teñida de una más o menos aparente cordialidad por cada una dará lugar a viejos recuerdos y rencores para culminar en una necesaria verdad que promete un alivio o redención.

El elenco seleccionado es muy bueno, la Sra. Mirta Busnelli, que placer verla en escena con la misma chispa de siempre, en un papel ideal para ella; una artista muy querida por el público, que se lo hace saber. Luego festejo que se acuda a actrices que brillan muchísimo en el teatro off, dirigidas por excelentes directores, que elevan aún más la propuesta, las increíbles Inda Lavalle, Miriam Odorico y Mónica Raiola, no podría resaltar una sobre la otra porque son maravillosas y en conjunto funcionan exquisitamente.

"Nada que no quieras" obtiene este satisfactorio resultado también por su gran y carismática directora Corina Fiorillo, a quien tenemos la suerte de ver enfrentando diversos proyectos y siempre marcarlos con su profesionalidad y visión.

Sin lugar a duda esta obra es de mi recomendación, podrán aprovecharla cómo salida de domingo, va a las 18 hs. en el Picadero, que les hará reír, pero a la vez reflexionar, ¿qué más podemos pedir?


GUSTAVO SCUDERI




Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page